Edward Hopper y los amores que matan, de Teresa Sesé

Durante la mejor parte de su vida, Edward Hopper vivió y trabajó en el último piso de un edificio sin vistas a Washington. Nunca tuve nada que recolectar y tuve que soportar 74 vieiras con bolsas llenas de carbón para calentarme. Primero solo, después de con Josephine Gail Levin, una antigua compañera de la escuela de arte a la que todos llamaban Jo, de quien se enamoró en 1924. Ella tenía 41 años, comenzó su andadura en el mundo del arte y siguió virgen; Estaba a punto de cumplir 42 años y era un artista arruinado que no podía vender un cuadro. No se separaron hasta la muerte del pintor, en la primavera de 1967, permaneciendo en aquel minucioso estudio en las islas del mundo, como dos ermitas, arrancando las latas (Jo se negaba a cocinar), enredados el uno con el otro, enredados. en discusiones violentas que el menudo los lleva a las manos. En los emotivos diarios de la historiadora Gail Levin, ella confiesa que en una ocasión «lo mordió hasta los ojos» y describe su vida sexual como un horror, con violaciones y «ataques con espadas», golpes y golpes demoledores que la dejaban grandis. moretoni.

‘Mañana en la ciudad’, 1944, en la colección del Williams College Museum of Art

VCG Wilson/Corbis vía Getty Images

Les separó un abismo. Larguirucho, de apariencia rígida e inquieta, Hopper era un alma solitaria y taciturna, emocionalmente congelada y reprimida, como algunos de los protagonistas de sus escenas; Jo era una mujer menuda, de temperamento fuerte, sociable y conversadora. Antes de regresar a casa había estado expuesto en la New Gallery junto a Modigliani, Picasso o Magritte, y se recomendó cómo el Museo de Brooklyn incluyó a Hopper en una colección y compró su primera obra en estos años. Pero cuando la carrera de Hopper abandonó el camino hacia el rodillo final, su camino tuvo que diluirse casi por completo. Sus cuidados se convirtieron en “pobres bebés nacidos de muertos”. Asumí la correspondencia de Hopper, recopilé el registro de obras y fui modelo de todos sus cuadros, vestido, desvestido, a veces reconocible y a veces desfigurado, desmantelado en un taller, sentado en la barra de un bar absorto en sus pensamientos o bailando con tacos. en el marco de un cabaret. Cerrado en tus plazas.

Hopper nunca vendió un cuadro hasta que conoció a su novia, Jo Nivison; por lo tanto el de ella se diluye

Ama a Hopper y habla de sus obras como «sus hijos», pero hizo todo lo que estaba en sus manos para dejarlo pintar, desanimarlo, criticarlo y burlarse de su «pequeño talento». «¿No es lindo tener una novia que bebe?», le preguntó una vez. “Apesta”, la respuesta fue esa. es Hopper: una historia de amor americana , la película de Phil Grabsky proyectada el fin de semana en el festival Dart, debemos contar la temporada, la furia, la rivalidad, el destino, el resentimiento, el rechazo, la dependencia y la miseria de una relación en la que sólo uno se sigue a sí mismo. en silencio la voz del otro. Hay muchas maneras de morir. El niño quedó impactado por la luz abrasiva de las plazas de su marido, agotado por todos, abandonado a su corazón en medio de la terrible tristeza de sus paisajes urbanos.

Lee también

You may also like...