La UNESCO defiende los mares ante la sobrepesca y el calentamiento

La Conferencia de la Década de los Océanos organizada por la UNESCO concluyó en Barcelona con una declaración según la cual se anima a los países a implementar prácticas que eviten la sobrepesca y también defiendan los mares frente al calentamiento.

Más de 1.500 personas (entre jefes de Estado y de gobierno, expertos científicos, directivos, representantes del sector privado) participaron en este encuentro que fue esencialmente un lugar de intercambio para adaptar prácticamente las disciplinas científicas a una mejor gestión de las yeguas.

El documento alude indirectamente a los riesgos que entraña la pesca cuando se establece como prioritario asignar los medios «para adquirir una gestión sostenible de la pesca industrial» y destaca la necesidad de «fomentar la pesca y la acuicultura artesanal» con criterios que también sean “ sostenible». , resiliente y equitativo”.

La misma idea de evitar la sobreexplotación de los recursos marinos aparece cuando se juzga como prioritario “fortalecer la producción e innovación sostenibles de alimentos acuáticos” prestando atención a sistemas sólidos de colaboración público-privada.

Aunque aboga por llevar este enfoque a un plan más amplio, extendiendo océanos sostenibles en zonas transfronterizas con un alcance relevante.

Asimismo, afirma “promover proyectos de economía oceánica sostenible y resiliente al clima, priorizando aquellos que integren la conservación ambiental con beneficios socioeconómicos para las comunidades locales”.

Un niño recoge objetos acuáticos del Port Vell en una de las actividades temáticas de la Conferencia de la Década de los Océanos de la UNESCO

Efe

Subvenciones cuestionadas

Los expertos creen que es necesario regular las capturas para un mejor conocimiento científico de los recursos y del estado de la biodiversidad. Françoise Gaill, vicepresidenta de la plataforma Océano y Clima, como muchos otros científicos, también considera necesario «parar todas las subvenciones a la pesca», en particular aquellas que han estado dirigidas a la pesca industrial, para considerarla la más «peligrosa». para esta gestión a largo plazo.

Sergi Tudela, director general de Política Marítima y Pesca Sostenible (que participó en la cláusula), reiteró en sus intervenciones la necesidad de «criar ciencia en la gestión pesquera» y puso de ejemplo los comités de cogestión pesquera organizados en Cataluña. y donde los científicos participen por igual con otros sectores de este objetivo.

Aguas vulnerables al calor

La declaración final o documento de conclusiones considera necesario tener un mejor conocimiento de los impactos climáticos; por ejemplo comprender mejor los ecosistemas de aguas profundas, incluida la vulnerabilidad al cambio climático”.

Los países también deben “ampliar rápidamente” las acciones de mitigación (reducción de gas), incluso a través de recursos de “energía renovable portuaria”.

Asimismo, se considera necesario evaluar los impactos potenciales que puedan tener las iniciativas propuestas para la eliminación del dióxido de carbono marino utilizando criterios técnicos, ecológicos y sociales.

Los posibles métodos incluyen la adición de minerales para aumentar la absorción de CO2 en la atmósfera o iniciativas de compañías petroleras con planes de almacenar CO2 en el fondo marino.

Exposición dentro de la conferencia.

Efe

Más dinero para las ciencias oceánicas

El documento hace un llamado a “aumentar significativamente las inversiones” en ciencias oceánicas, incluido el desarrollo de políticas y herramientas financieras innovadoras, como el objetivo de acelerar las inversiones en una mejor representación digital del océano. Y no olvida recordar que es necesario «aumentar significativamente la financiación y los recursos específicos destinados a las acciones del Decenio de los Océanos de la ONU»

Proteger las costas

Durante la conferencia, la UNESCO y 13 ciudades anuncian la creación de la plataforma ciudad con el mar, una nueva alianza entre la organización, las ciudades y las puertas costeras. Entre ellos se encuentran Auckland (Nueva Zelanda), Barcelona, ​​Matosinhos (Portugal), Lagos (Nigeria), Miami Beach (EE.UU.), Mombasa (Kenia), Niza (Francia), Quingdao (China), Rimini. y Venecia.

El encuentro constató que el 75% de las megaciudades del mundo están ubicadas en las costas y que sus habitantes son los más afectados por los desastres, el clima extremo o las profundidades del mar.

La UNESCO ayudará a estas ciudades con programas adaptados a sus necesidades, como el apoyo al programa Tsunami Ready, la formación de planificadores urbanos (para anticipar los riesgos relacionados con la erosión costera) o la recuperación de datos científicos para herramientas desarrolladas por la UNESCO como ‘UNESCO. Sistema Mundial de Observación de los Océanos (GOOS).

El año que viene se celebrará en Qingdao (China), una de las ciudades costeras más grandes de China, un primer simposio internacional sobre ciudades costeras.

El rojo también se estrenará en Niza, en junio de 2025, en el marco de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre los Océanos.

Varios visitantes en uno de los stands durante la segunda jornada de la Conferencia de la UNESCO sobre el Decenio de los Océanos en Barcelona

Efe

Un nuevo centro de la década de los océanos dedicado a la economía azul

Durante la jornada, el alcalde de Barcelona, ​​Jaume Collboni, presentó la candidatura de la capital catalana para acoger un nuevo centro colaborativo de la Década de los Océanos, centrado en el desarrollo de la economía marítima. Este centro reforzará las inversiones y actividades que ya se están llevando a cabo en Barcelona para promover la innovación y la tecnología relacionadas con este sector económico. Este sector representa ya el 4,3% del PIB y el 1,4% del empleo de la ciudad. Y en este sentido, la Unesco realizará un estudio de viabilidad antes de septiembre de 2024, con el objetivo de abrir este centro antes de fin de año. A 2021 ya se han creado 12 centros colaborativos bajo el auspicio de la UNESCO, para coordinar las acciones de investigación y protección decididas como parte del Decenio de los Océanos.

Promover el conocimiento

La prioridad de la UNESCO es promover el conocimiento científico. Por ello, gracias a la década de los océanos se han recuperado kilómetros de datos e información sobre datos como la acidificación y oxigenación de los océanos, la subida del nivel del mar, la biodiversidad o el bautismo.

Según la Organización Hidrográfica Internacional, la UNESCO ha cartografiado el 25% de los fondos marinos en alta definición, frente a solo el 6% en 2017. La organización también está avanzando en la cartografía de especies marinas, gracias a su Sistema de Información Marina sobre la biodiversidad oceánica (OBIS), que recopila 126 millones de observaciones sobre más de 180.000 especies.

Si menos de uno de cada uno de los planes de estudios escolares menciona la protección de los océanos en 2021, la UNESCO está alentando a 100 de sus Estados miembros a integrar la educación ambiental y oceánica en sus programas escolares y, al mismo tiempo, replicar la formación de docentes.

Lee también

A través de sus programas y recursos globales, la UNESCO también protege los ecosistemas. La Organización ha establecido 240 reservas de biosfera insulares y costeras en 82 países y ha registrado 50 sitios marinos en 37 países incluidos en la Lista del Patrimonio Mundial. Este es el último momento en el que concentraremos el 21% de los ecosistemas. del carbono azul del planeta, en particular de los bosques de algas marinas, los mangles y las praderas de ensaladas que absorben carbono

You may also like...