Muere Sixto Rodríguez, el cantautor ‘renacido’ en el documental ‘Searching for Sugar Man’

El cantautor estadounidense de origen mexicano Sixto Díaz Rodríguez, conocido como Rodríguez, falleció este martes a los 81 años de edad por causas que se desconocen, según ha difundido su página web.

El artista tiene una de aquellas historias dentro del pop-rock dignas de ser recordadas: pese a sacar dos discos a principios de los años setenta de notable calidad (especialmente el primer, Cold Fact, y Coming From Reality), no tuvo apenas repercusión y rápidamente quedó en el olvido… en Occidente.

El filme de Malik Bendjelloul, ganador del Oscar, rescató con ternura la historia del cantautor olvidado y le devolvió la fama mundial que no pudo lograr en sus inicios

Pero años después, ambos discos se difundieron notablemente en países como Australia, Nueva Zelanda, Zimbabwe y, especialmente, en Sudáfrica, donde alcanzó un éxito tardío pero muy destacado, sobre todo por alguna de sus letras que hacían referencia al Apartheid. Un éxito que, en el caso de los países africanos, ni siquiera el propio Rodríguez conocía al principio. El cantautor estadounidense se había retirado de la música a finales de la década de los setenta.

Pero la fama mundial todavía estaba por llegar. Y llegó. El realizador sueco Malik Bendjelloul recogió su particular historia en el aclamado documental Searching for Sugar Man del año 2012. El filme se centra en la lucha de dos sudafricanos por conocer la historia de aquel enigmático cantante que tanto éxito había recogido en su país pero nadie sabía exactamente qué hacía o ni siquiera si estaba vivo. Hasta que dan con el propio Rodríguez y le dan la noticia, permitiéndole así, 25 años después, recuperar un éxito que el porvenir le había arrebatado. Así fue como a finales de los noventa, el cantautor desenpolvó sus viejas guitarras e hizo algunas giras en Sudáfrica, donde se dio cuenta que era considerado una leyenda.


Sixto Rodriguez, en una imagen de 2013

Evan Agostini / LaPresse

La ternura de la historia del cantautor perdido llegó así al gran público y también a la crítica, logrando el documental de Bendjelloul incluso el Oscar en la categoría de mejor documental largo.

Gracias a la reedición de sus dos discos en 2009 y a la multipremiada película, Rodríguez vivió una segunda (o quizás tercera) juventud y retomó giras a nivel internacional, aunque su edad le permitió disfrutar poco tiempo de su renacimiento. El tema Sugar Man, el que triunfó en Sudáfrica y dio nombre al documental, fue sin duda su mayor éxito pero otros como Crucify Your Mind, I Wonder o Hate Street Dialogue también destacan en su escasa discografía. 

Las claves de su tardío éxito también tienen que ver con su estilo directo y sobrio, con una voz clara y escasa instrumentación de acompañamiento, muy a la moda de los cantautores de la época como el mismo Cat Stevens. Y, especialmente, sus letras, que homenajeaban a los más desfavorecidos de la sociedad en las grandes urbes, tomando como referencia su Detroit natal. Hijo de inmigrantes mexicanos, él mismo había experimentado una vida difícil, situación que, en distintas fases, su fracaso en la música complicó. Sin embargo pudo disfrutar de una vejez llena de reconocimiento, simbolizando así a tantos artistas que, ahogados por el mercado, nunca habrán podido triunfar pese a su calidad.

You may also like...