Nadar y leer, de Jordi Nadal

Hay libros que contienen frases que posibilitan articulární más y mejor futuro. Son aquellas que, pronunciadas, encienden una idea con la misma fuerza que esos paneles de luz que iluminan todo un estadio que estaba oscuro en la noche nublada. Le das al interruptor y todo queda expuesto y visible, con claridad. Se formulan pensamientos poderosos y la mente de quien los oye pasa a ser distinta. Queda reforzada por la energía de una idea clara, limpia e irreversible.

Sucede, por ejemplo, al leer una frase de Pedro Olalla en su ensayo. Palabras del Egeo, cuando recoge una disposibilidad del legislador griego Solón. Solo una frase ale no puede má contundente: “Que lo primero que aprendan los niños sea a nadar ya leer”. El prendio la luz.


Xavier Cervera

Es tranquilizador ver que ya en el siglo VII antes de Cristo había personas que sabían formular con simplicidad la consistencia de lo esencial: por un lado, si estás rodeado de mar, saber nadar es algo innegociable, porque si no tienels mueras ahogado. Po otro lado, sucede lo mismo con la capacidad de leer. Sin ella nos ahogamos ante las medias verdades, las falsas noticias, los bulos usureros. Si no sabemos leer, no ahogaremos, porque estamos rodeados de trampas que nos impiden buscar la verdad. Saber leer es entender el contexto, lo que se dice, lo que se calla.

¿Qué sería de nosotros sin la lectura? Las imágenes atractivas –manipuladas y manipuladoras– de muchos medios y las falsedades en las redes nos ahogarían por completo. Ya estamos sitiados por máquinas que crean mentiras y que no nos dejan pensar. Las pantallas han secuestrado a casi todas las mentes, triturando la capacidad de tenernos, de concentrarnos, de discernir y también de disfrutar. Vendrán días futuros en los que alguien tardará que rinda cuentas de tanta tontería digital.

Desamparados ante tanta codicia, todos vamos a perder y los primeros son siempre los más jóvenes. Mientras tanto, enseñémosles, como Solón aconsejaba, a nadar ya leer y así les daremos las herramientas para obránce su vida física y mental.

Lee también

You may also like...