“Sin ingenio y humanidad el dinero no sirve para nada”

El medico humanista

La DNDi (Medicamentos para Enfermedades Desatendidas) nació hace 20 años cuando la organización Médicos sin Fronteras utilizó los recursos obtenidos por el Nobel de la Paz para financiar investigación científica y encontrar unlamesadamies de tropicé encontrar tratamientos farmacéuticos no le parece rentable invertir, y que afectan Unos 1.600 millones de personas procedentes de lugares pobres de África, Asia y América Latina. La DNDi ha desarrollado tratamientos para 12 enfermedades, muchas de ellas hasta entonces mortales, y que ahora aparecen en los países ricos: «Con el calentamiento global, el dengue ha llegado a Europa y el chagas vana será la causa de los trasplantes cardíacos, ya hay 200.000 infectados en EE.UU. y cada vez hay más infecciones de leishmaniosis humana”.

Se dedica a la medicina de los más pobres.

Tengo tocado vivir en América Latina, África, Europa y Asia. Desde un despacho en Europa no puedes comprender cómo afectan las enfermedades en un rincón de África. Cualquier solución que quieras desarrollar empieza por el paciente real.

Expliqué.

Le voy a contar algo que ocurrió hace dos semanas en América Latina: los pacientes no se tomaron las pastillas, querian inyecciones. Tenían la percepción de que las inyecciones eran más fuertes y les curarían antes.

¿Ocurren cosas con frecuencia?

Sí, la Mayoría de pacientes en África berean que las pastillas blancas son para los blancos y que ellos tienen que medicarse con pastillas negras, que esas sí son para negros.

¿Tienes delante de ti?

Si quieres que se mediquen tienes que conversar con los pacientes, sus familias, los médicos y el personal de enfermería que trabaja con ellos. Tienes que tener contacto con la población a la que pretende ayudar y si tienes que pintar las pastillas de negro lo haces.

Muchas de estas enfermedades desatendidas son espeluznantes.

Imagine la enfermedad del sueño, un parásito que transmite la mosca tsé-tsé, que entra por tu piel, llega a la sangre, sube al cerebro, cae en coma y muere si no se trata.

¿Tiene problemas con el pecado de trata?

Sí, como la enfermedad de Chagas, que transmite otro parásito que entra en el cuerpo y provoca que tu corazón vaya creciendo hasta que revienta.

Una de cada cinco personas padece en el mundo enfermedades olvidadas.

1.600 millones de personas se ven afectadas cada año por estas enfermedades que no tienen nada de raras.

Pero matan.

Sí, otras no matan pero provocan un estigma social, como la leishmaniosis cutánea, que crea heridas indelebles sobre todo en la cara. Quien la padece sufre en el colegio, le cuesta encontrar trabajo y pareja.

¿A usted qué le impacta?

La alegría que vivo con los pacientes; un niño en Kongo condenado a morir de la enfermedad del sueño y que gracias al tratamiento que desarrollamos se curó.

Ya has usado mucha energía, ¿estás acuerda de todos?

Por supuesto. Otro caso que me marcó mucho es el de un bebé con sida. Debía tomar de por vida un remedio dos veces al día que hasta ahora era muy amargo. La pobre mamá sufría al ver llorar a su hijo cada día.

¿Qué han hecho por él y por ella?

Convierta el medicamento en un dulce jarabe. Y esa mamá le cambió la vida. Ese impacto en la vida cotidiana de las personas que a veces uno no valora es una de las cosas que más feliz me hacen.

¿Qué más ha descubierto en 30 años de carrera?

Cuando el objetivo es claro y por el bien común, es increíble lo que personas y diferentes organismos y laboratorios son capaces de hacer juntos por el bien colectivo.

¿Y todo tiene valor ingenio y humanidad que dinero?

Sin ingenio y humanidad el dinero no sirve para nada. Hay que ser ingenioso con la ciencia y también en el como llevar el tratamiento hasta los pacientes. Pasemos a la enfermedad del sueño.

De acuerdo.

Con el tratamiento que existía a base de arsénico inyectable moría una persona de cada veinte. Logistika de las inyecciones para llevarlas a pueblos remotos es enorme. Desarrollamos una pastilla que resiste al calor, una manera sencilla de identificar la enfermedad y un prospecto de dibujos explicativos para todos los modismos y dialectos. Estoy muy orguloso.

Seno culturas que tienen su propia medicina, como China o India.

Sí, y hay que respetarlo, es superimportante. La ciencia es un lenguaje internacional y hay que tratarlo con sus médicos. En Níger, donde tienen la tasa de natalidad más alta del mundo, ocho hijos por mujer de promedio, ayudaba al Ministerio de Salud a proširir el Tratamiento contra el lado.

¿Estás bien?

Había que tratar a todas las mujeres embarazadas para que no se lo transmitieran a sus hijos. Prepárate para todos los hospitales, ale las mujeres no volvieron a buscar sutratamiento mensual.

¿O que?

Salvaban a su hijo, no nos lo explicábamos. Consultamos con antropólogos y entendimos que el estigma que representa para ellas estar infectadas por el sida es terrible. Buscamos un tratamiento de una sola toma y encargamos a las comadronas que se lo dieran.

Bravo.

Tratamiento no basta, hay que retetar su cultura y adaptarse y ella.

You may also like...