su promesa de quitar carriles bici pone en riesgo 6,5 millones de fondos europeos

Cumplir la promesa electoral del alcalde de Logroño, el popular Conrado Escobar, puede costar a la ciudad 6,5 millones de euros de fondos europeos. La eliminación del carril bici en la avenida de Portugal de la capital riojana, una de las zonas del eje ciclista Este-Oeste de la ciudad, puede poner en riesgo la financiación europea. El Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana (MITMA) ya ha advertido de que cualquier modificación sin autorización puede comprometer la cuantía total que llega de Europa.

El cambio de modelo de ciudad propulsado por el anterior alcalde, el socialista Pablo Hermoso de Mendoza, había levantado ampollas entre los vecinos. Una de las actuaciones más criticadas fue un tramo de carril bici en pleno centro, puesto en marcha en abril de este mismo año, que el entonces candidato del PP utilizó como bandera durante su campaña. Escobar repitió reiteradamente que la eliminación de este carril bici sería una de las primeras actuaciones de su mandato en caso de ganar las elecciones.

Y sólo tuvieron que pasar dos meses. El 21 de agosto se anunció el proyecto por el que se iba a eliminar el carril exclusivo para bicicletas para volver al estado anterior de la calle, con dos carriles para tráfico rodado. A primera hora del día siguiente comenzaban los trabajos.

6,5 millones, en el alero

La Orden Ministerial TMA/892/2021 por la que se concedían a Logroño 6,5 millones de euros de fondos europeos para actuaciones de mejora de la movilidad sostenible recoge que cualquier modificación de los proyectos subvencionados debe ser autorizada por el Ministerio. Sin embargo, fuentes ministeriales apuntan que la intervención fue comunicada por el Ayuntamiento el 25 de agosto, cuando el carril bici ya era historia.

Además, también se recoge en el artículo 5 otro requisito para mantener la financiación: que las actuaciones se mantengan operativas durante al menos cinco años desde su puesta en servicio y se establece que el incumplimiento de este plazo obligará a reintegrar la ayuda, de la que Logroño ya había recibido un anticipo de 4,4 millones de euros el 28 de julio de 2022.



El MITMA ya ha remitido al alcalde de Logroño una comunicación advirtiendo de estas circunstancias y Conrado Escobar ha respondido tachando de “tono intimidatorio” el contenido de la carta. En esta se requiere al Ayuntamiento “que informe a este Ministerio sobre el alcance de las actuaciones realizadas y las decisiones tomadas, con objeto de valorar si procede el inicio del procedimiento de reintegro de la subvención recibida”.

La delegada del Gobierno en La Rioja, Beatriz Arraiz, asegura que la voluntad del Gobierno de España es “de colaboración y de solventar esta situación” y confirma que pronto se mantendrá la reunión urgente que ha solicitado el alcalde al Ministerio. No obstante, afea al Gobierno Municipal que “puede tomar las decisiones que considere; pero si tiene una financiación importantísima, lo mínimo es leerse las consecuencias”.

Otro proyecto de movilidad también pone en riesgo los fondos europeos

Las partidas concedidas a Logroño en la convocatoria de ayudas a municipios para la implantación de zonas de bajas emisiones y la transformación digital y sostenible del transporte urbano incluían diez proyectos, de los que seis ya estaban realizados, entre ellos el eje ciclista Este-Oeste ahora modificado, y cuatro están todavía sin llevar a cabo.

Uno de estos cuatro es la calle Sagasta, en pleno centro histórico de la ciudad y conexión natural entre el centro y la orilla norte del Ebro, donde se iba a construir una plataforma única con prioridad peatonal. El 4 de julio, apenas dos semanas después, del cambio de color político en el Ayuntamiento de Logroño, el nuevo alcalde del PP anunciaba la modificación del proyecto.

Un cambio que tampoco cuenta con la autorización del MITMA y que, por tanto, vuelve a poner en riesgo los 6,5 millones de euros de Europa. Y es que, según recoge una nota aclaratoria del Ministerio y subrayaba esta miércoles la delegada del Gobierno en La Rioja, “no se puede renunciar a parte de la subvención adoptando la decisión de no ejecutar alguna actuación concreta”.

Es decir, esta ayuda está condicionada por la realización íntegra de los diez proyectos previstos para Logroño o, en todo caso, con una modificación autorizada. Lo que también responde a las declaraciones del alcalde en las que destacaba “que sólo se han modificado 150 metros, unos 12.000 euros, frente a seis de diez proyectos ejecutados ya a plena satisfacción”.

El concejal de Urbanismo, Javier Martínez Mancho, se refería esta semana a los cuatro proyectos que todavía no se han puesto en marcha y por tanto no cumplirían el plazo previsto de finalización de intervenciones. Sin embargo, la anterior Corporación socialista ya había solicitado una ampliación de plazo que “se resolverá en los próximos días y que, además, no es considerada una modificación sustancial”, según ha explicado la delegada del Gobierno en La Rioja.

Mientras el alcalde popular señala al Ministerio afirmando que no va a “consentir intromisiones ni desigualdades administrativas ni políticas”, Logroño se encuentra ahora ante el riesgo de perder millones de euros. Las decisiones de Conrado Escobar podrían suponer que la ciudad tenga que devolver 4,4 millones de euros y dejar de recibir un total de 6,5 millones de Fondos de Recuperación de la UE tras modificar o renunciar a los proyectos de movilidad sostenible.

You may also like...